Tarde de fútbol

IMG_3015.JPG
El domingo no podía ser mejor, clima benévolo, cama y un buen partido de fútbol, la pereza festeja y los sentidos se concentran en el partido, del club de mis amores.
Durante los primeros minutos, tus sentidos son esclavos de cada jugada, si encontrás algún snack para acompañar la tensión, el organismo lo agradece, ojalá que la fortuna no juegue en contra y llegue una visita justo en el momento en que mejor està el partido, se romperá el vínculo y una resignación molesta brotará a flor de piel.
Y que decir de la sabiduría repentina de conocedor futbolero, las críticas y el insulto de turno para el jugador que falla el gol o para la falta que el árbitro no viò y que vos con lujo de repeticiones, podés apreciar sacándole más de alguna vez a su progenitora sin culpas ni pesares.
Y si justo cuando una jugada ofensiva está a punto de convertirse en gol, la adrenalina a punto de combinarse con la voz, toda la atención, vas a gritarlo, a punto el gol y de pronto, el televisor se apaga, se va la luz y hasta ahí llega la euforia.
En fin, sigo disfrutando el partido, el equipo va perdiendo pero uno como hincha, como seguidor, sigue con la esperanza intacta de que se empatará el partido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s